Logo Verificiencia

Líneas eléctricas y cáncer: Nada que temer

La idea de que las líneas eléctricas pueden causar cáncer surgió en 1979 con un solo estudio epidemiológico defectuoso que generó un gran revuelo. Los estudios epidemiológicos y en animales posteriores no han logrado encontrar un efecto consistente y significativo. No se ha encontrado ningún mecanismo plausible que vincule las líneas eléctricas y el cáncer.

En los últimos años, el veredicto de los estudios científicos a gran escala ha sido concluyentemente negativo, y las sociedades científicas y médicas han declarado oficialmente  que las líneas eléctricas no representan un riesgo significativo para la salud. En resumen, no hay nada de qué preocuparse.

Historia

La leucemia infantil se puede usar como un indicador de que la exposición a la radiación es suficiente para causar una enfermedad, ya que la radioactividad eleva las tasas de leucemia antes de que produzca otras formas de cáncer. En consecuencia, la leucemia infantil debería ser la más fácil de detectar. En 1979, dos investigadores, Nancy Wertheimer y Ed Leeper, publicaron un artículo basado en su propio estudio epidemiológico, alegando que la incidencia de leucemia infantil era mayor en los vecindarios de Denver que estaban cerca de líneas eléctricas [1]. Su artículo generó un aluvión de otros estudios. La idea fue retomada por Paul Brodeur, quien escribió un aterrador artículo en tres partes para The New Yorker que llegó a un público numeroso e influyente. Los libros posteriores de Brodeur en 1989 y 1993 alegaban que las líneas eléctricas eran "Corrientes de muerte" y que la industria eléctrica y el gobierno estaban involucrados en un encubrimiento [2,3]. La revista Microwave News ha repetido constantemente el mensaje de Brodeur.

La lista de condiciones supuestamente relacionadas con los campos electromagnéticos ha crecido para incluir la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Lou Gehrig, los tumores cerebrales y el cáncer de mama, y la sensibilidad química múltiple. Los presuntos culpables incluyen líneas eléctricas, microondas, radares, terminales de visualización de video (como monitores de computadora), mantas eléctricas y electrodomésticos en general. Debido a que prácticamente todos los países desarrollados están expuestos a aparatos que utilizan una potencia de 60 Hz (50 Hz en Europa), esta alerta sanitaria hubiera sido extremadamente importante si hubiera resultado ser válido.

A mediados de los años 90, se habían publicado al menos 100 estudios epidemiológicos. La mayoría no encontró correlación entre el cáncer y los campos magnéticos producidos por las líneas eléctricas y medidos en las casas. La evidencia acumulada revela que las líneas eléctricas no son un riesgo para la salud. En 1995, Frontline de PBS-TV emitió un informe escéptico, "Corrientes de miedo", que incluía entrevistas con Brodeur y sus críticos [4]. Para este momento, varios paneles de revisión de alto nivel habían evaluado los estudios publicados. Un panel prominente, reunido por las Universidades Asociadas de Oak Ridge, concluyó:

"No hay evidencia convincente en la literatura publicada que respalde la afirmación de que la exposición a campos eléctricos y magnéticos de muy baja frecuencia generados por fuentes tales como electrodomésticos, terminales de visualización de video y líneas eléctricas locales son riesgos demostrables para la salud". [5]

Al comentar sobre este informe, Robert L. Park, Ph.D., director ejecutivo de la American Physical Society, preguntó: "¿Terminará este informe con la controversia? Por supuesto que no. Toda una industria (incluidos los investigadores) depende ahora del temor a un peligro de EMF (Campo Electromagnético, por sus siglas en inglés) ". [6] En 1995, el consejo ejecutivo de la sociedad concluyó:

La literatura científica y los informes de revisiones realizadas por otros paneles no muestran un vínculo consistente y significativo entre el cáncer y los campos de las líneas eléctricas. Esta literatura incluye estudios epidemiológicos, investigaciones sobre sistemas biológicos y análisis de mecanismos de interacción teóricos. No se han identificado mecanismos biofísicos plausibles para  la iniciación o promoción sistemática del cáncer por estos campos de líneas eléctricas. Además, la preponderancia de los resultados de las investigaciones epidemiológicas y biofísicas / biológicas no ha podido probar los estudios que informaron efectos adversos específicos para la salud de la exposición a dichos campos [7].

En 1996, un comité del Consejo Nacional de Investigación concluyó:

Sobre la base de una evaluación exhaustiva de estudios publicados relacionados con los efectos de los campos eléctrico y magnético a las frecuencias de las líneas eléctricas en células, tejidos y organismos (incluidos los humanos), la conclusión del comité es que el cuerpo de evidencia actual no muestra que la exposición a estos campos presente  un peligro para la salud humana. Específicamente, ninguna evidencia concluyente y consistente muestra que las exposiciones a campos eléctricos y magnéticos residenciales producen cáncer, efectos neuroconductuales adversos o efectos reproductivos y de desarrollo [8].

En 1997, el Instituto Nacional del Cáncer produjo el mayor estudio epidemiológico hasta la fecha, que no encontró asociación entre la leucemia infantil y los códigos de cableado o los campos magnéticos medidos [9]. El New England Journal of Medicine publicó los resultados junto con un editorial que llamaba a poner fin al desperdicio de dinero en la investigación de EMF [10].

En 1999, The Lancet publicó un estudio de control de casos de población que cubría toda Inglaterra, Gales y Escocia. Todos los niños diagnosticados con leucemia u otro cáncer infantil durante los cuatro años anteriores fueron elegibles. Cada caso se comparó con dos controles para el género y la fecha de nacimiento seleccionados al azar de los registros del gobierno. En el estudio principal, se entrevistaron 3838 casos y 7629 controles. La parte del estudio de EMF incluyó sólo un control por caso, y las mediciones de EMF del hogar y las mediciones escolares, cuando fue relevante, se tomaron en 2226 pares coincidentes. Las mediciones, ajustadas para la carga de línea histórica y los campos del aparato, se utilizaron para estimar la exposición promedio en el año anterior a la fecha del diagnóstico, o una fecha equivalente para los controles. Para asegurarse de que las dosis de EMF encontradas en el interior de los hogares fueran las mismas que las absorbidas por los niños, 100 de ellos llevaron monitores durante períodos de una semana, tres veces al año. El estudio no encontró evidencia de que la exposición a campos magnéticos asociados con el suministro de electricidad aumentara los riesgos de leucemia infantil, cánceres del sistema nervioso central o cualquier otro cáncer infantil [11].

La ciencia

Por lo tanto, aunque es muy difícil demostrar un negativo universal, se han realizado tantos estudios durante dos décadas que es prácticamente seguro que ya se habría descubierto un peligro importante. Los críticos hacen una serie de puntos muy reveladores.

  1. Los campos producidos por las líneas eléctricas son muy pequeños. Las líneas eléctricas producen tanto campos eléctricos como magnéticos. El campo eléctrico se reduce considerablemente en magnitud dentro del cuerpo humano, porque el cuerpo es un conductor eléctrico. De hecho, las líneas eléctricas producen campos eléctricos dentro del cuerpo humano que son mucho más pequeños que los campos eléctricos que normalmente existen en el cuerpo. El campo magnético no se ve significativamente  disminuido dentro del cuerpo humano, por lo que la única posibilidad realista de efectos en la salud proviene del campo magnético. Los campos magnéticos de las líneas eléctricas son bastante pequeños. Típicamente son alrededor de 2 miligauss. En comparación, el campo de la Tierra suele ser de 300 a 500 miligauss, pues el valor exacto depende de la ubicación en la superficie de la Tierra. Los campos magnéticos de las líneas eléctricas son, por lo tanto, cientos de veces más pequeños que el campo magnético de la Tierra. Si los campos magnéticos relativamente débiles de las líneas eléctricas tuvieran efectos adversos significativos para la salud, se esperaría que el campo magnético mucho más fuerte de la Tierra fuera devastador. Sin embargo, nunca se ha encontrado tal efecto. En experimentos con animales, los ratones han vivido durante varias generaciones en campos magnéticos de 60 Hz de hasta 10.000 miliGauss, miles de veces más fuertes que los campos de líneas de energía típicos, sin efectos adversos.

Es bien sabido que los campos magnéticos fluctuantes dan lugar a un campo eléctrico, por el efecto Faraday en la física. El profesor de física de Yale Robert Adair demostró que estos campos eléctricos son muy pequeños en comparación con los campos eléctricos naturales que surgen de fluctuaciones térmicas [12]. Este es un buen punto de referencia para indicar que los campos magnéticos de las líneas eléctricas no pueden ser importantes.

  1. No se ha postulado ningún mecanismo plausible para los efectos adversos para la salud. Es bien sabido que los campos electromagnéticos a altas frecuencias (por ejemplo, la luz ultravioleta) pueden tener efectos biológicos adversos. Por eso, la luz solar es un buen desinfectante: mata las bacterias. Sin embargo, la frecuencia de los campos de la línea de alimentación (60 ciclos por segundo, o 60 Hz) es demasiado baja para tener este efecto por muchos órdenes de magnitud.
  1. El estudio inicial fue defectuoso. Wertheimer y Leeper no midieron realmente los campos magnéticos de las líneas eléctricas. En su lugar, clasificaron las casas según su código de cableado. El código de cableado se usó entonces como un sustituto del campo magnético de la línea de alimentación, que no se había medido y se desconocía. Este es un defecto en el estudio. Estudios posteriores realmente midieron los campos magnéticos de las líneas eléctricas y no encontraron una relación consistente entre el campo magnético medido y la incidencia de cáncer [13]. Es importante darse cuenta de que existen importantes factores de confusión posibles en tales estudios epidemiológicos. Por ejemplo, un posible factor de confusión es un efecto del ingreso. Vivir justo debajo de las líneas de energía eléctrica no es una residencia deseada, y a menudo es un lugar de vivienda de bajos ingresos. Las personas que viven cerca de las líneas eléctricas tienden a ser más pobres que el grupo de control, y existe una relación epidemiológica fuerte y bien conocida entre la pobreza y el cáncer. Gurney y otros demostraron que las casas con el código de cableado de corriente supuestamente más alta tienden a ser de ingresos más bajos [14]. Por lo tanto, el estudio original de Wertheimer-Leeper estaba sesgado. Además, se basaba en un número relativamente reducido de casos y, en consecuencia, las estadísticas eran bastante deficientes.

Los estudios epidemiológicos posteriores se diseñaron correctamente y algunos fueron mucho más grandes en escala. Por ejemplo, el gobierno de Finlandia realizó un estudio enorme de 134,800 niños, con un millón de personas por año de exposición. Hubo 140 cánceres en el grupo, 5 menos de lo que se esperaría por azar [15].

En consecuencia, los estudios epidemiológicos, tomados en su conjunto, consisten en unos pocos estudios iniciales de baja calidad, algunos de los cuales produjeron efectos positivos y, posteriormente, estudios de mayor calidad, que arrojaron estudios negativos. Si las líneas eléctricas realmente causaran cáncer, es natural esperar que los estudios posteriores confirmen los estudios anteriores. En su lugar, esto tiene todas las características de un efecto inexistente.

  1. La incidencia de leucemia ha ido disminuyendo. Durante las últimas décadas, el uso de energía eléctrica y aparatos eléctricos ha aumentado los campos magnéticos de la línea de alimentación de 60 Hz a los que estamos expuestos los estadounidenses en aproximadamente un factor de veinte. Si los campos de las líneas eléctricas fueran una causa importante de leucemia, debería haber habido un aumento dramático en la leucemia. Las tasas de leucemia, sin embargo, han disminuido lentamente. Como lo señaló el físico JD Jackson, esto se opone a cualquier relación causal significativa [16].

Intereses creados

Una vez que el pánico sanitario se inició de manera importante, una serie de factores lo han mantenido en marcha.

  • Los investigadores que desean que se continúe con su financiamiento han presionado para "investigar más" el posible peligro, aunque los datos son abrumadoramente negativos. Algunos investigadores han dedicado gran parte de sus carreras a estudiar esta cuestión y han apostado su reputación a la existencia de un vínculo entre los campos electromagnéticos y el cáncer. Naturalmente, discuten enérgicamente contra la terminación de su campo de trabajo.
  • Algunas firmas consultoras de ingeniería están asesorando a los clientes sobre estrategias para la minimización de EMF.
  • Varios individuos y organizaciones están comercializando mantas eléctricas relojes de bajo campo magnético, terminales de computadora para personas " eléctricamente hipersensibles ", dispositivos de medición [ A , B ] y varios dispositivos "protectores". [ C , D ]. Por ejemplo, en 1998, Nature's Distributors de Fountain Hill, Arizona, vendía un medidor de  telefonía celular / sensor de campo electromagnético CellSensor de $ 39.95, que su sitio web describe como:

El primer medidor del mundo para abordar los problemas de salud asociados con el teléfono celular y las controversias de campos electromagnéticos de la línea eléctrica. Aprenda a detectar y medir: radiación de radiofrecuencia de los teléfonos celulares, campos electromagnéticos generados por líneas eléctricas, monitores de computadora, televisores, aparatos, cableado del hogar y otras fuentes insospechadas. La clave para evitar los campos EM es la detección. Ahora, por primera vez, CellSensor, el detector EMF portátil, operado con batería y con garantía de precisión, hace que la detección sea asequible. . . . Le permite medir instantáneamente los niveles en su entorno y le ayuda a tomar decisiones de compra informadas con respecto a los dispositivos.

  • Los funcionarios públicos que no entienden la ciencia han respondido imprudentemente a los temores de sus constituyentes.
  • La desconfianza pública hacia los servicios públicos, las grandes empresas y los científicos establecidos también juega un papel importante. La afirmación de Brodeur de un encubrimiento masivo del supuesto peligro era una postura muy astuta, porque tendía a desacreditar por adelantado a los científicos que no estaban de acuerdo con él. Brodeur acusó que hubo un encubrimiento en su libro The Zapping of America [17], publicado dos años antes del informe de 1979 de Wertheimer-Leeper.
  • Algunos  dueños de propiedades que afirmaban que el valor de su propiedad se redujo por las líneas eléctricas que la cruzaban ganaron juicios [18]. Otras demandas han afirmado que vivir cerca de las líneas eléctricas ha provocado que las personas desarrollen cánceres [18]. Para evitar juicios, las compañías eléctricas han estado siguiendo una política de "evitación prudente";  es decir, actuando como si hubiera un peligro. En los Estados Unidos, se gastan hasta mil millones de dólares al año para minimizar los campos magnéticos, principalmente al desviar las líneas de energía eléctrica. El costo total hasta 1993 se ha estimado en $ 23 mil millones [19]. Un costo enorme para un problema inexistente.

En 1998, un panel de 30 personas convocado por el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS, un componente de los Institutos Nacionales de la Salud) concluyó, por una votación de 19-9, que los campos eléctricos y magnéticos como los que rodean las líneas de energía eléctrica deberían ser considerados  un "posible carcinógeno humano". [20] Aunque descrito por NIEHS como "un panel internacional de expertos", el panel incluyó el editor de Microwave New y varios otros promotores conocidos de un vínculo EMF-cáncer. El Dr. Robert L. Park dijo que la mayoría de los panelistas han apostado su reputación en dicho enlace [21].

Creo que la conclusión del panel no se basó en nuevos datos, sino que representa un esfuerzo político para evitar el corte de los fondos de investigación. De hecho, su presidente declaró:

Este informe no sugiere que el riesgo sea alto. Probablemente sea bastante pequeño, en comparación con muchos otros riesgos para la salud pública. Sin embargo, creo firmemente que se deben realizar investigaciones adicionales orientadas por las hipótesis para reducir las incertidumbres en esta área [20].

En junio de 1999, la Oficina de Integridad de Investigación de NIH anunció que Robert P. Liburdy, Ph.D., ex bioquímico del personal del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, se había involucrado en una mala conducta científica al falsificar y fabricar intencionalmente datos y afirmaciones sobre los supuestos efectos celulares de EMF reportado en dos artículos científicos [22]. Los papeles [23,24]. publicados en 1992, habían reportado datos que indicaban* que los EMF ejercen un efecto biológico al alterar la entrada de calcio a través de la membrana de la superficie de una célula. Estas afirmaciones eran potencialmente importantes porque pretendían ligar los campos  y la señalización de calcio, un proceso celular fundamental que rige muchas funciones celulares importantes.

La conclusión

El "problema" de la línea eléctrica ilustra qué tan persistente puede ser un pánico sanitario cuando lo promueve un autor que cuenta una historia aterradora. El miedo a la línea eléctrica tiene ciertas cosas en común con otros temores de salud: los campos magnéticos no son comprendidos por el público. Tampoco se pueden sentir, probar, ver o tocar. Esto los hace misteriosos, fáciles de retratar como amenazantes y rentables para sus defensores.

Referencias

 

  1. Wertheimer N, Leeper E. Electrical wiring configurations and childhood cancer. American Journal of Epidemiology 109:273-284, 1979.
  2. Brodeur P. Currents of Death: Power Lines, Computer Terminals, and the Attempt to Cover Up the Threat to Your Health. New York: Simon and Schuster, 1989.
  3. Brodeur P. The Great Power Line Cover-Up: How the Utilities and Government Are Trying to Hide the Cancer Hazard Posed by Electromagnetic Fields. (Little-Brown, 1993, hardback). There is also a 1995 paperback edition.
  4. PBS Frontline. Currents of Fear. Program #1319, originally aired June 13, 1995.
  5. Davis JG and others. Health Effects of Low-Frequency Electric and Magnetic Fields. Oak Ridge Associated Universities, 1992.
  6. Park RL. Review panel exonerates low frequency electromagnetic fields. What's New, Nov. 20, 1992.
  7. American Physical Society, Executive Council Statement, April 23, 1995.
  8. National Research Council Committee on the Possible Effects of Electromagnetic Fields on Biologic Systems. Possible Health Effects of Exposure to Residential Electric and Magnetic Fields. Washington, DC: National Academy Press, 1997. [Press release] [Complete book]
  9. Linet MS and others. Residential exposure to magnetic fields and acute lymphoblastic leukemia in children. New England Journal of Medicine 337:1-7, 1997.
  10. Campion EW. Power lines, cancer, and fear. New England Journal of Medicine 337:44-46, 1997.
  11. Day N. Exposure to power-frequency magnetic fields and the risk of childhood cancer. Lancet 354:1925-1931, 1999.
  12. Adair RK. Constraints on biological effects of weak extremely-low-frequency electromagnetic fields. Physics Review A43:1039-1048, 1991.
  13. Savitz DA and others. Case-control study of childhood cancer and exposure to 60-Hz magnetic fields. American Journal of Epidemiology 128, 21-38, 1988.
  14. Gurney JG and others. Childhood cancer occurrence in relation to power line configurations: A study of potential selection bias in case-control studies. Epidemiology 6:31-35, 1995.
  15. Verkasalo PJ and others. Risk of cancer in Finnish children living close to power lines. British Medical Journal 307:895-899, 1993.
  16. Jackson JD. Are the stray 60-Hz electromagnetic fields associated with the distribution and use of electric power a significant cause of cancer? Proceedings of the National Academy of Sciences USA 89:3508-3510, 1992. [Jackson authored a well-known graduate physics textbook in electromagnetism.]
  17. Brodeur P. The Zapping of America: Microwaves, Their Deadly Risk, and the Coverup. (Norton, 1977).
  18. Morgan JLG. EMF emerges as high-voltage litigation. Issues of Injury, Summer, 1994.
  19. Hafmeister D. Background Paper on Power Line Fields and Public Health, March 29, 1996.
  20. Environmental Health Institute report concludes evidence is 'weak' that electric and magnetic fields cause cancer. NIEHS press release #9-99, June 15, 1999. The full text of the report is available in HTML and PDF versions.
  21. Park RL. EMF: Health panel exhumes remains of power-line controversy. What's New? July 3, 1998.
  22. Findings of scientific misconduct. NIH Guide, June 18, 1999. U.S. Department of Health and Human Services.
  23. Liburdy RP. Biological interactions of cellular systems with time-varying magnetic fields. Annals of the New York Academy of Sciences 649:74-95, 1992.
  24. Liburdy RP. Calcium signaling in lymphocytes and ELF fields. Evidence for an electric field metric and a site of interaction involving the calcium ion channel. FEBS Letters 301:53-59, 1992.

Información adicional.

__________________

El Dr. Farley es profesor de física de la Universidad de Nevada, Las Vegas. Nunca ha sido empleado por la industria de generación de electricidad o por sus organizaciones de investigación.

Por John W. Farley, Ph.D. revisado en  julio 23, 2006 , publicado originalmente en Quackwatch;
Power Lines and Cancer: Nothing to Fear

Con autorización de Quackwatch

 

Información adicional

  • Traducción: Elliot Payen
  • Edición / Revisión: Selim Garcia

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba