Logo Verificiencia

Terapia de oxigenación:  Tratamientos no probados para el cáncer y el SIDA

 La piedra angular de la terapia de oxigenación es la creencia de que toda enfermedad humana, incluyendo el cáncer, es causada por un déficit de oxígeno en los tejidos (hipoxia). Según sus proponentes, la hipoxia produce una fermentación anaeróbica, una pérdida de capacidad para la desintoxicación oxidativa de toxinas y productos metabólicos ,

así como el fracaso de la destrucción inmune de bacterias y virus invasores. Para restaurar la capacidad de llevar a cabo estas funciones, los promotores de la oxigenación proponen el uso de productos químicos que afirman que liberarán oxígeno en los tejidos o que actuarán como germicidas en vivo. Algunas de las afirmaciones se basan en los conceptos de William F. Koch (1885-1962) [1] y Otto Warburg (1883-1970) [2].

Historia de las terapias de oxígeno

William F. Koch, un médico de Detroit, teorizó en 1919 que el cáncer era causado por un defecto metabólico provocado por una sola toxina producida por una lesión o irritación. Propuso que las toxinas producidas durante el metabolismo o por las bacterias normalmente se quemaban durante la oxidación de los carbohidratos. Si las toxinas persistían, dañaban el sistema de combustión de toxinas y convertían un “germen normalmente inofensivo”  en uno virulento, que causa cáncer. Para curar el cáncer, Koch inventó una "antitoxina para el cáncer": una mezcla de un catalizador oxidante que llamó glioxilida (O = C = C = O) y una sustancia química llamada 1: 4 parabenzoquinona. Se administró una dilución de un millón de veces [3] de esta solución a los pacientes mediante inyección cada seis meses para "estimular todas las reacciones de oxidación del cuerpo, para curar el cáncer y una serie de otras enfermedades". Koch nunca reveló el proceso para la fabricación de glioxiluro, ni mostró su existencia.

¿Existe el glioxiluro de Koch? La molécula de glioxiluro ha sido objeto de investigación por parte de químicos como H. Staudinger en 1913 [4] a Berson en 1986 [5]. Recientemente, Sulzle [6] revisó la literatura y consideró las posibilidades teóricas para la existencia de un compuesto como el glioxiluro. Encontró que todos los esfuerzos para preparar, aislar o identificar químicamente este compuesto fallaron. Sus estudios sobre la fisicoquímica teórica del glioxiluro demostraron que la sustancia descrita por Koch no puede existir en la naturaleza. Esto, junto con el hecho de que Jenssen no haya encontrado nada en la "medicina" de Koch [3], confirma que el glioxiluro, que Koch afirma haber inventado, no existía.

Otto Warburg teorizó que el problema del cáncer podría resolverse si se pudiera identificar una diferencia bioquímica entre los sistemas productores de energía de las células normales (crecimiento controlado) y las células cancerosas (crecimiento incontrolado). Su investigación con cortes de tejido [7] condujo al descubrimiento de enzimas que transfieren oxígeno en la respiración celular, y por esto ganó un Premio Nobel (1931). En 1944 ganó un segundo Premio Nobel por identificar las enzimas que transfieren hidrógeno en el metabolismo [8]. Pero su investigación nunca mostró que el uso de oxígeno por células normales y cancerosas fuera diferente. Lo que sí encontró fue que las células cancerosas producen lactato a partir de glucosa en presencia de oxígeno, mientras que las células normales solo producían lactato a partir de glucosa en ausencia de oxígeno. Esta observación lo llevó a concluir que el metabolismo energético en las células cancerosas era defectuoso [9].

En 1960, la investigación había identificado casi todas las vías metabólicas productoras de energía tanto en las células normales como en las cancerosas, y demostró que los sistemas productores de energía en las células normales eran los mismos que los encontrados en las células cancerosas [10]. A pesar de esto, Warburg insistió hasta su muerte en 1970 que la causa del cáncer era la energía "inferior" del metabolismo anaeróbico.

Los defensores de la oxigenación siguen las líneas de Koch y de Warburg. Afirman que las toxinas que adulteran los alimentos procesados, el medio ambiente y los medicamentos dañan el metabolismo oxidativo de las células normales, que luego regresan al metabolismo anaeróbico en el que se produce una energía inferior, lo que resulta en cáncer. Las funciones normales, como la digestión, la eliminación y la función inmunológica, también se consideran beneficiosas del tratamiento con nutrientes puros, totalmente naturales, sin vitaminas y minerales, y con sustancias que producen oxígeno que restauran y reponen el oxígeno necesitado por los tejidos para la quema de toxinas. El peróxido de hidrógeno y el ozono son las sustancias recomendadas [11-13].

Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno, H2O2 [14], se descubrió en 1818. Está presente en la naturaleza en cantidades mínimas. El peróxido de hidrógeno es inestable, se descompone violentamente cuando está en contacto directo con superficies ásperas o rastros de materia orgánica o particulada. La luz, la agitación, el calentamiento o sustancias químicas como carbonatos, proteínas, cloruros, carbón y hierro aceleran la velocidad de descomposición del peróxido de hidrógeno en solución. Un volumen de solución de peróxido de hidrógeno al 30% producirá 100 volúmenes de gas oxígeno cuando se descompone. En un 30-35%, el peróxido de hidrógeno llamado "grado alimenticio" es cáustico y produce quemaduras graves en la piel. Puede iniciar un incendio si se deja secar sobre una superficie combustible.

Entre los primeros defensores del uso del peróxido de hidrógeno como tratamiento para enfermedades degenerativas como el cáncer se encontraba el padre Richard Willhelm [15]. En la década de 1940, mientras trabajaba con un microbiólogo en la Clínica Mayo, "aprendió que las bacterias pueden desgastar las articulaciones, causar artritis inflamatoria, liberar desechos de calcio que unen los huesos, alojarse en el hígado y los riñones y formar piedras, dejar depósitos duros en las paredes de las arterias, cortocircuitan la energía en el cerebro, cortan el suministro de sangre a las células y causan una pérdida del metabolismo oxidativo". [15] En el trabajo de Koch y Warburg, escuchó que "al cáncer no le gusta el oxígeno", y porque él sabía que el peróxido de hidrógeno emitía oxígeno cuando se descompone, concluyó que debería ser usado para tratar enfermedades que fueron el resultado de " metabolismo inadecuado del oxígeno". Willhelm se refirió al peróxido de hidrógeno como "el sistema inmunológico dado por Dios". [15]

Willhelm conoció a Walter Grotz, un empleado retirado del sistema postal de EE. UU., en 1982. Cuando Grotz se quejó del dolor que estaba causando su condición artrítica, Willhelm sugirió que cada día durante varias semanas Grotz bebiera de 1 a 7 vasos de agua pura a la que se le habían agregado unas gotas de peróxido de hidrógeno al 35% de "grado alimentario". Grotz dijo que hacer esto lo liberó del dolor y se convirtió en discípulo de Willhelms. Como resultado de sus viajes, difundiendo información sobre el peróxido, el peróxido se hizo popular para muchos otros usos, tales como la nebulización de flores, la desinfección de acuarios, la oxigenación de suelos de jardín, el baño de mascotas, el tratamiento de ganado y aves de corral, y el lavado de hortalizas y cultivos agrícolas [16]. Sin embargo, la mayoría de las veces se promovió como un tratamiento para la enfermedad humana porque, como dijo Willhelm, "el peróxido de hidrógeno alivia el asma, la artritis, la esclerosis múltiple, el enfisema, el cáncer, el resfriado común, el herpes, la candidiasis, la angina, la malaria, la gingivitis, los tumores , verrugas, lupus, psoriasis, lunares, amebiasis y hemorroides ". [l6,17]

Los defensores [11,12] también sugirieron que los pacientes se traten a sí mismos en casa, bebiendo peróxido de hidrógeno, usándolo para cepillarse los dientes, enemas, enjuages de colon y duchas vainales; empapándose en un baño o dándose un masaje en la piel. Las instrucciones para preparar el peróxido para ser bebido se dan en boletines de las compañías de "alimentos saludables" que venden lo que se llama peróxido de hidrógeno de "grado alimenticio" [18]. Un defensor afirma [18] que se necesita una semana para "limpiar" la microbiota "buena y mala" del estómago: "Cuando el peróxido de hidrógeno entra en contacto con el virus y el estreptococo (la flora mala) en su estómago, suelta oxígeno libre. Si su estómago se siente mareado después de beber la solución (peróxido), es porque el peróxido está buscando y destruyendo virus y estreptococos. "La flora normal, las benéfica, puede ser reemplazada comiendo yogur natural y suplementos alimenticios saludables que contienen Lactobacillus acidophilus, bifidus y bulgaricus".

Los defensores sugieren que el peróxido de hidrógeno también se puede administrar remojándose por 30 minutos cada día en media bañera de agua que contenga medio litro de 35% de peróxido de "grado alimenticio", rociando una solución al 3% de peróxido de hidrógeno de "grado alimenticio" en el cuerpo, masajeando la piel tres veces al día y frotando un gel que contenga un 35% de peróxido de hidrógeno de "grado alimenticio", glicerina y Aloe Vera en la piel [18]. Wilhelm describe una receta "hágalo usted mismo" para hacer pastillas de peróxido de hidrógeno para quienes no pueden tomarla. Requiere mezclar bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno al 35% de grado alimenticio, permitiendo que la mezcla se seque durante la noche y colocar el polvo pulverizado en cápsulas. El paciente toma tres pastillas por día [11].

Otro proponente propone la infusión intravenosa de peróxido de hidrógeno como terapia oxidativa [13]. "No hay una clase distinta de pacientes que sean [sic] más adecuados para la terapia de peróxido de hidrógeno por vía intravenosa debido a la amplia variedad de afecciones patológicas que mejoran con la desintoxicación oxidativa, la oxigenación de los tejidos hipóxicos y la estimulación del sistema inmunológico que una infusión intravenosa de peróxido de hidrógeno induce. Se observan beneficios específicos en pacientes con enfermedades periferovasculares, cerebrovasculares y cardiovasculares, arritmias, enfisema, asma, cáncer, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, enfermedad de Parkinson, migraña, dolores de cabeza en racimos y vasculares, alergias y dolor. Incluso puede haber una reversión de la aterosclerosis debido a la acción del peróxido sobre el material lipídico en las paredes de los vasos sanguíneos "[13,19].

En las instrucciones para inyectar peróxido de hidrógeno por vía intravenosa, se instruye a preparar alícuotas de 100 ml de una solución de infusión de peróxido de hidrógeno estéril al 15% hecha de peróxido de hidrógeno al 30% "grado alimenticio" y agua estéril para almacenar congelada en viales sellados. Para inyección, el material se diluye con un 5% de dextrosa para obtener el producto final de 0.075% [19].

Ozono

El ozono fue descubierto y nombrado por Schonbein en 1839. Se forma cuando una chispa eléctrica o luz ultravioleta (UV) divide una molécula de oxígeno en dos átomos de oxígeno altamente reactivos. Cada uno de estos se combina con oxígeno intacto para formar el ozono tri-atómico, O3. El ozono es uno de los agentes oxidantes naturales más poderosos conocidos debido a los radicales libres altamente reactivos que genera en la descomposición. Estos radicales libres pueden destruir muchas moléculas biológicas [20]. El descubrimiento de plásticos inertes hizo posible las aplicaciones médicas de ozono. A fines de la década de 1930, los médicos alemanes comenzaron a usarlo en experimentos con pacientes que tenían una variedad de infecciones y heridas [20-22]. El gas ozono puede burbujear directamente en la sangre del paciente, puede burbujear en la sangre que se extrae del paciente y luego volver a infundir la sangre, se puede burbujear en una solución para usar en un enema, irrigación colónica o ducha vaginal by, o podría ser bombeado directamente en el recto. A excepción de las situaciones en las que el ozono se usaba tópicamente, la determinación de la efectividad se representaba en los testimonios de los pacientes.

Cuando el ozono se introduce en la sangre, reacciona con el agua en las células rojas produciendo peróxido de hidrógeno. Esta descomposición acuosa del ozono también produce radicales libres bactericidas y que dañan la membrana [21]. El ozono utilizado para el tratamiento [24] se prepara creando una chispa eléctrica en una cámara de oxígeno puro. La mezcla final contiene entre 0.l y 5.0% de ozono, concentraciones que son equivalentes a entre 1.0 ppm y 50 ppm de ozono en oxígeno puro.

El ozono generado de esta manera tiene una vida media de 45 minutos a temperatura ambiente, y en condiciones ideales de esterilidad, sequedad y limpieza, debe prepararse en el sitio cada vez que se use. Se necesita una exposición de dos horas a 1200 ppm de ozono para matar microorganismos en superficies abiertas y en agua [25]. Las concentraciones de ozono recomendadas son: para el tratamiento tópico de heridas superficiales, 70 a 100 ppm; para las úlceras de curación lenta, entre 40 y 70 ppm; y cuando se necesitan efectos de oxigenación para tratar enfermedades asociadas con la hipoxia, de 1 a 40 ppm [26].

El ozono se ha propuesto como un tratamiento para el SIDA [24,27-29]. "Los resultados de los experimentos indican que el ozono médico tiene la capacidad de inactivar el VIH-1 extracelular en los líquidos de cultivo de tejidos suplementados con suero e inhibir el crecimiento del VIH-1 en concentraciones que son benignas para las células en el cultivo de tejidos". Sin embargo, el VIH es susceptible a la inactivación por muchos compuestos relativamente inocuos, y las reclamaciones por beneficiar a los pacientes con SIDA no están confirmadas [26,30,31].

En el testimonio de 1993 ante el Subcomité del Senado Harkin del Comité de Apropiaciones del Senado, Ed McCabe, promotor del ozono, declaró: "644 terapeutas alemanes del ozono trataron con éxito a 384,775 pacientes con 5,579,238 dosis de ozono sin efectos adversos. Miles de artículos médicos publicados contienen pruebas de la efectividad del ozono en vivo. Numerosos médicos de EE. UU. Han convertido a cientos de pacientes con SIDA de VIH seropositivos a VIH seronegativos usando ozono. La ayuda está disponible para los pacientes con SIDA en este momento, pero el sistema médico la está ignorando ". [31] No existe evidencia de las afirmaciones en la literatura científica confiable.

Crítica

¿El metabolismo anaeróbico causa cáncer?

En una monografía de 1961 [10], Aisenberg revisó y analizó el tema del metabolismo energético en tejidos normales y tumorales. Concluyó que la mayoría de los carcinógenos no son venenos respiratorios; así como la mayoría de los venenos respiratorios no son carcinógenos; el oxígeno no previene ni inhibe el crecimiento del cáncer; las células tumorales crecen óptimamente en placas de cultivo de tejidos en una atmósfera que contiene 20% de oxígeno; los tumores crecen rápidamente en tejidos que están bien provistos de sangre oxigenada; la ausencia de oxígeno no estimula el crecimiento tumoral in vitro o in vivo; los agentes eficaces contra el cáncer interfieren con la síntesis de ADN, no con el metabolismo aeróbico; los tumores no obtienen una cantidad significativa de su energía del metabolismo anaeróbico; Los tumores pueden y producen energía por un metabolismo de las grasas y los carbohidratos impulsado por el oxígeno.

Desde mediados de la década de 1960, la información acumulada ha identificado la iniciación, promoción y progresión del cáncer. La alteración de la regulación genética a través del daño en el ADN, la activación del oncogén y la desregulación del inhibidor dan lugar a células cancerosas de proliferación anormal. No hay evidencia de "envenenamiento" en los sistemas de enzimas respiratorias de los tejidos tumorales. Aunque Warburg descubrió algunas diferencias en el metabolismo entre las células normales y las cancerosas, la investigación no confirmó lo que él consideraba la "causa principal del cáncer", es decir, el reemplazo de la respiración por la fermentación. [7] .

¿Qué efecto puede tener la "terapia oxidativa" en el tratamiento de enfermedades?

La transferencia de oxígeno atmosférico en los pulmones a los tejidos implica el transporte de oxígeno desde los alvéolos a la hemoglobina en las células rojas a las células de los tejidos para su uso en el metabolismo oxidativo. Cuando se utiliza el oxígeno como fármaco, deben definirse sus propiedades farmacológicas para poder monitorizar los peligros que acompañan su uso [32]. En circunstancias normales, cada respiración de aire tomada a nivel del mar tiene un volumen de aproximadamente 500 ml. Un poco menos del 20% de esto es oxígeno. La presión del aire al nivel del mar es de 760 mm de mercurio (Hg), y la presión parcial de oxígeno es de aproximadamente l60 mm Hg. Cuando el aire inspirado llega a los alvéolos, se mezcla con los gases ya presentes. La presión parcial de oxígeno en el saco alveolar es de aproximadamente 100 mm de Hg. Dado que la presión parcial de oxígeno en las arterias pulmonares en las membranas alveolares es de aproximadamente 40 mm de Hg, el oxígeno en los alvéolos se difunde a través de la membrana alveolar y en la sangre venosa. Allí es absorbido por la hemoglobina de glóbulos rojos [32].

En condiciones normales, la hemoglobina en la sangre que sale de los pulmones está saturada en un 98% con oxígeno. La hemoglobina en un litro de sangre puede transportar aproximadamente 200 ml de oxígeno, y aproximadamente 50 ml de esto se extraen cada vez que pasan a través de los capilares del tejido. El metabolismo de un adulto normal de 60 kg requiere un suministro de entre 200 y 250 ml de oxígeno por minuto [32]. Dado que la cantidad de peróxido de hidrógeno que se infunde a un paciente durante una sesión de "terapia oxidativa" produce un total de 100 ml de oxígeno por día, el tratamiento no puede hacer una contribución significativa a los requisitos de oxígeno [33].

¿Es el peróxido de hidrógeno bactericida y viricida?

La fagocitosis es el principal mecanismo para la eliminación de bacterias y hongos patológicos [34]. Las células fagocíticas activadas se dirigen al sitio de la infección, se adhieren a los organismos infecciosos y se ingieren. La matanza de los organismos se produce dentro de la célula fagocítica. Las enzimas generan radicales libres de superóxido que se fusionan con la superóxido dismutasa para producir peróxido de hidrógeno. El peróxido de hidrógeno oxida el cloruro celular en la célula para eliminar el radical libre del cloruro.

Los defensores de la terapia oxidativa proponen que el peróxido de hidrógeno destruye las bacterias debido a sus bajos niveles de enzimas que destruyen el peróxido. Pero no hay evidencia de intolerancia al oxígeno en los organismos anaeróbicos. Aunque los defensores aluden a una variedad de acciones antibacterianas, antivirales y anti parasitarias del peróxido de hidrógeno [13], admiten que no se encuentra actividad germicida relacionada con el peróxido cuando se infunde peróxido de hidrógeno en pacientes infectados con una variedad de organismos [19] . Investigadores independientes han confirmado la ausencia de actividad bactericida del peróxido de hidrógeno [35]. Por ejemplo, no hay bactericidas cuando el peróxido de hidrógeno se infunde en la sangre de conejos infectados con E. coli sensible al peróxido.

Además, el aumento de la concentración de peróxido ex-vivo en sangre de conejo o humana que contiene E. coli no produjo evidencia de actividad bactericida. La falta de efecto de las altas concentraciones de peróxido de hidrógeno se relaciona directamente con la presencia de la enzima que destruye el peróxido, la catalasa. Para tener algún efecto, las altas concentraciones de peróxido de hidrógeno deberían estar en contacto con las bacterias durante períodos de tiempo significativos. Pero las grandes cantidades de enzimas que destruyen el peróxido de hidrógeno normalmente presentes en la sangre hacen que sea imposible que el peróxido exista en la sangre durante más de unos pocos segundos. Se debe concluir que el peróxido de hidrógeno introducido en el torrente sanguíneo mediante inyección o infusión no puede actuar como un germicida en la sangre humana.

El peróxido de hidrógeno participa en los procesos bactericidas dentro de las células de fagocitos activados. Pero cuando escapa de las células al espacio extracelular adyacente durante el proceso inflamatorio, se convierte en un importante contribuyente al daño tisular que se observa en la enfermedad pulmonar, los tumores malignos y la hemólisis. La presencia de concentraciones farmacológicas de peróxido de hidrógeno en la sangre es claramente una espada de doble filo que fácilmente puede causar tanto daño como puede causar bien [36].

¿Puede el peróxido de hidrógeno infundido elevar los niveles de oxígeno en la sangre?

La hemoglobina en los glóbulos rojos de la sangre arterial libera alrededor del 25% de su oxígeno cuando pasa a través de los tejidos, por lo que la hemoglobina de la sangre venosa que sale de los tejidos es pobre en oxígeno. Cuando se inyecta peróxido de hidrógeno en la sangre venosa, el oxígeno liberado por la acción de la catalasa es absorbido por la hemoglobina pobre en oxígeno. Cuando esta sangre venosa llega a los pulmones, lleva más hemoglobina oxigenada de lo normal. Se necesita menos oxígeno del aire inspirado para saturarlo. Cuando la sangre arterial sale de los pulmones, está casi totalmente (98%) saturada con oxígeno, por lo que resulta imposible que la infusión intravenosa de peróxido de hidrógeno recomendada por los defensores de la "oxigenación" aumente aún más la cantidad de oxígeno transportado a los tejidos.

La infusión de peróxido de hidrógeno en la sangre arterial es una situación completamente diferente. Un modelo teórico [37] predice los efectos de una infusión de una solución de peróxido de hidrógeno en la sangre arterial. La hemoglobina en la sangre arterial ya está saturada de oxígeno, por lo que la hemoglobina no absorbería el oxígeno liberado por el peróxido de hidrógeno. Por lo tanto entraría en plasma. Pero el proceso de solución es lento, por lo que el gas de oxígeno no disuelto puede permanecer en la sangre en forma de burbujas durante 30 minutos. En el modelo, Johnson usó peróxido al 0,12% para producir un nivel final de 0,006 volúmenes de peróxido por 100 ml en sangre de conejo. Aunque esta cantidad de peróxido de hidrógeno liberó 3.0 ml de gas oxígeno en cada 100 ml de sangre arterial, la mayoría de los gases podrían ser absorbidos por la pequeña cantidad de hemoglobina insaturada (2%) en la sangre arterial. Sin embargo, si el contenido de peróxido de hidrógeno en la sangre se duplica, se generarían 6,0 ml de gas oxígeno por cada 100 ml de sangre, y la hemoglobina disponible no podría manejar esto. El oxígeno arterial no disuelto crearía entonces una embolia gaseosa. De acuerdo con esta predicción para niveles de peróxido superiores al 0,006 por ciento en volumen, Johnson encontró que a 0,01 volúmenes de peróxido al 0,12%, la embolia por gas de oxígeno provocó el cierre completo del flujo sanguíneo capilar en los conejos tratados. [37]

¿Puede el oxígeno disuelto en el plasma soportar las necesidades metabólicas?

Cuando hay poca o ninguna hemoglobina insaturada, 100 ml de plasma a 100 mm de presión ambiente de oxígeno (alveolar) pueden contener 0,3 ml de oxígeno en una solución simple. Esto significa que la cantidad total de oxígeno que podría disolverse en todo el plasma en un adulto de 60 kg, sería de unos 20 ml. Como no hay un mecanismo fisiológico por el cual se pueda extraer el oxígeno disuelto en el plasma, y como los tejidos requieren de 200 a 250 ml de oxígeno por minuto [28], los 20 ml de oxígeno disuelto en el plasma pueden ser de poca utilidad para aliviar la hipoxia tisular o para apoyar el metabolismo energético aeróbico [14,32,33].

¿Es segura la ingestión o infusión de peróxido de hidrógeno?

Al final de su artículo sobre cómo inyectar peróxido de hidrógeno por vía intravenosa, Farr advierte que la capacidad de los pulmones para permitir la difusión de la embolia gaseosa es limitada. Una infusión continua de peróxido que produce un volumen de 0,01 por 100 ml de sangre puede causar una embolia gaseosa arterial y un daño pulmonar irreversible [19]. Que tales reacciones adversas ocurran está claro a partir de los informes en la literatura médica. Estos incidentes incluyen: émbolos de gas oxígeno, necrosis y gangrena después de enemas de peróxido o lavado de colon [37-41,]; enfisema después de enjuague bucal con peróxido o gárgaras [42]; y colitis ulcerativa, embolia gaseosa y enfisema después de la irrigación profunda de la herida [43-45]. La ingestión de peróxido produce paro respiratorio, convulsiones, embolia gaseosa en la circulación del portal, shock y hemólisis aguda. [46-48] El accidente cerebrovascular y los infartos cerebrales múltiples [49] y la embolia venosa siguen al riego de la fístula anal y al riego de las heridas quirúrgicas [20]. En contraste, la literatura publicada por los defensores de la terapia de oxigenación no contiene informes de incidentes clínicos adversos resultantes de la ingestión o infusión de peróxido de hidrógeno.

¿Es el ozono eficaz contra el VIH?

En 1991, Wells et al [25] informaron que el ozono gaseoso inactivó el VIH-1 libre de células en un medio de cultivo libre de células. Usando concentraciones crecientes de ozono, demostraron que una dosis de 200 ppm administrada en la solución durante dos horas, redujo la cantidad de virus infecciosos en alrededor de 1011 y redujo los viriones detectables en un 85%. Sin embargo, también hubo una reducción significativa en la infectividad después de la exposición del virus al nitrógeno. Otros factores que influyen en la velocidad y el grado de inactivación del VIH-I por el ozono fueron los componentes de proteínas y plasma en el medio de cultivo. (Se sabe que el VIH está inactivado por una gran cantidad de sustancias relativamente inactivas). Si bien el ozono podría ser útil para hacer que los productos de la sangre comerciales estén libres de organismos infecciosos, se necesitaron análisis más extensos del ciclo de vida del VIH-I antes de poder definir la utilidad del ozono como agente antirretroviral in vivo. Poiesz, coautor de Wells, escribió: "No se ha realizado ningún otro trabajo in vitro y, que yo sepa, no se ha realizado ningún trabajo in vivo". [50]

Carpendale y Freeberg [28] estudiaron el efecto de 4 ppm de ozono en las suspensiones de VIH-1 in vitro. El ozono se degradó rápidamente por los componentes del suero en el medio de cultivo. Ellos teorizaron que la inactivación del virus debe haber sido causada por productos desconocidos de reacción al ozono. Se han estudiado los productos de reacción del ozono y los ácidos grasos llamados ozónidos, y se sabe que algunos imitan los efectos celulares del ozono [51,52]. Pero Carpendale et al no informaron sobre los efectos de ozonides en el VIH en suspensión.

¿La autohemoterapia mata o desactiva el VIH-I?

El ozono se ha utilizado para tratar infecciones durante casi 50 años. En su mayor parte, los tratamientos se basan en impresiones de experiencias clínicas anecdóticas no controladas informadas en periódicos, revistas y boletines de noticias alemanes. Con la llegada de la pandemia del SIDA en la década de 1980, algunos médicos ofrecieron tratamiento con ozono. Las organizaciones comenzaron a promover el uso médico del ozono en reuniones internacionales. La mayoría de los artículos presentados en estas reuniones se referían a la actividad germicida de altas concentraciones de ozono in vitro, pero no se presentaron pruebas convincentes de que la autohemoterapia con ozono en concentraciones que oscilan entre 0. l y 5.0 ppm tenga un efecto contra el VIH en pacientes con SIDA. .

En 1991, Garber et al [53] llevaron a cabo el primer estudio clínico bien controlado de autohemoterapia para el SIDA. Estos investigadores primero probaron la seguridad en un ensayo de Fase I y no encontraron toxicidad después de 12 semanas de tratamiento. En el ensayo de Fase II que siguió, los pacientes con SIDA ingresaron en un programa aleatorizado, controlado con placebo, doble ciego, diseñado para comparar los efectos de la infusión de sangre sin procesar o enriquecida con ozono de forma intermitente durante un período de 8 semanas. Todos los pacientes tenían recuentos de células T CD-4 entre 200-400 células / ul. Los resultados mostraron que la sangre ozonizada no produjo efectos toxicológicos hematológicos, bioquímicos o clínicos significativos en comparación con los controles. Los recuentos de células T CD-4, interleucina 2, interferón gamma, microglobulina beta-2, neopterina y antígeno p-24 permanecieron inalterados. Estos resultados han sido replicados y confirmados por investigadores independientes [54].

En mayo de 1995, el 12º Congreso Mundial de la Asociación Internacional del Ozono se reunió en Lille, Francia. De los 42 artículos presentados, ninguno abordó la efectividad de la autohemoterapia en el tratamiento del SIDA [55]. En agosto de 1995, el profesor V. Bocci, uno de los organizadores de esa reunión, escribió:

Mi posición se basa en los fundamentos teóricos de que la autohemoterapia con ozono puede ser útil solo porque no existe una alternativa válida. Desde un punto de vista práctico, tengo grandes dificultades para organizar ensayos clínicos. Con frecuencia he expresado mi profunda preocupación por la información irresponsable, descontrolada e inescrupulosa que se está difundiendo. Deben comprender que no soy responsable de lo que se hace o dice la gente en los Estados Unidos. Personalmente, mi interés es investigar si la autohemoterapia realizada correctamente puede ser útil para el tratamiento de enfermedades virales crónicas y otras patologías. A partir de este momento no hay evidencia de su validez [56].

Al revisar las historias clínicas de pacientes con SIDA que estaban siendo tratados con ozono, HS Fuessl, especialista alemán líder en SIDA [57], afirma:

Después de observar a los pacientes con SIDA tratados con ozono durante largos períodos de tiempo, notamos que los pacientes que recién habían comenzado la terapia con ozono mostraron algunos aumentos en los recuentos de células T CD-4. Pero unas pocas semanas después, sus recuentos de células T CD-4 no solo volvieron a sus niveles bajos originales, sino que en muchos casos fueron más bajos a medida que el cuadro clínico empeoró claramente. Dos pacientes murieron ante nuestros ojos por infecciones oportunistas poco después de comenzar la terapia de ozono. Aquellos de nosotros que tratamos a pacientes infectados por el VIH a diario reconocemos que el seguimiento de los cambios en el recuento de células T CD-4 durante un breve período de tiempo no refleja con precisión el efecto del tratamiento o el pronóstico del paciente. Después de seguir a una serie de pacientes con SIDA que recibían terapia de ozono, reconocí que en cualquier paciente podrían ocurrir aumentos en el recuento de células T CD-4 en cualquier momento. Pero eso no significaba que el VIH estaba siendo eliminado o que la infección estaba siendo detenida. A pesar de este conocimiento, los recuentos de células T CD-4 siguen siendo las principales herramientas de diagnóstico y pronóstico utilizadas por los terapeutas del ozono. (traducido del alemán por S. Green)

¿La autohemoterapia está aprobada por las autoridades médicas alemanas?

Los defensores de la autohemoterapia se refieren al uso generalizado de este tratamiento en Alemania, lo que implica que está autorizado por el sector médico alemán. La Dra. Barbara Burkhard, de la Oficina Médica de Seguros de Pacientes de Baviera (Múnich, Alemania), escribe: "La terapia de ozono no está aprobada por el sector médico de nuestro país. El Seguro Nacional de Salud (Gesetzliche Krankenversicherung) no tiene permitido pagar por ello. En el libro de leyes sobre este tema (Sozial Gesetzbuch V), las obligaciones de las instituciones de seguros son fijas. Solo están obligados a pagar por métodos que estén de acuerdo con los conocimientos médicos generalmente aceptados y que hayan hecho contribuciones comprobadas en medicina. Los médicos que tienen contratos con las compañías de seguros de salud solo obtienen un reembolso por los tratamientos aprobados por el Bundesausschub der Artz und Krankenkassen. Este comité se rige por las normas de seguridad social y emite las normas para los métodos médicos de diagnóstico y terapéuticos. En un Apéndice a su libro de reglas, se enumeran los métodos no aprobados. La ozonoterapia es la número 3 en esa lista ". [58]

¿Existen efectos adversos del uso de la autohemoterapia?

A partir del 14/8/1995, una búsqueda en las bases de datos Medline, Health, AIDSline y Cancerlit hasta 1966 arrojó más de 100 artículos que citan los efectos adversos en humanos o en animales experimentales causados por el ozono o los productos de reacción de ozono. No hubo referencias a artículos en revistas médicas revisadas por pares que informaran efectos beneficiosos cuando se usó el ozono como tratamiento para infecciones virales.

¿Cómo se venden los pacientes de SIDA autohemoterapia con ozono?

La idea de que la infusión de sangre tratada con ozono puede curar a los pacientes con SIDA se está comercializando a pesar de su falta de eficacia. Esto quedó claro en el testimonio del Sr. Ed McCabe, ante el subcomité del Comité de Apropiaciones del Senador Harkin, Senado de los Estados Unidos, 1993 [31]. Después de acusar al sector médico de ignorar intencionalmente un tratamiento eficaz para el SIDA, McCabe declaró que tenía pruebas de que la ayuda está disponible para los pacientes con SIDA en este momento y que miles habían sido tratados con éxito. Pero McCabe no le dio al Comité referencias por las cuales se pudiera verificar su prueba, y no identificó ninguno de los documentos médicos que, según dijo, contenían la evidencia de la eficacia de la autohemoterapia. No mostró ninguna prueba de que los médicos de EE. UU. Hayan convertido a cientos de pacientes con SIDA de VIH positivo a estado VIH negativo mediante autohemoterapia no identificó cómo, dónde o cuándo entrevistó a "644 terapeutas alemanes del ozono que trataron con éxito a los 384,775 pacientes con 5,579,238 tratamientos con ozono". No proporcionó pruebas de que la autohemoterapia fuera clínicamente efectiva y resultará en beneficios a largo plazo.

Resumen y conclusión

Los terapeutas de oxigenación propusieron que la enfermedad es causada por la ausencia de oxígeno y la pérdida de la capacidad celular para usar oxígeno para el metabolismo de "buena energía", la desintoxicación y la función del sistema inmunológico. Se proponen terapias de oxígeno para restaurar la capacidad del cuerpo para producir energía "buena", para "desintoxicar" los venenos metabólicos y para matar a los organismos invasores. Sin embargo, durante las cinco décadas que han pasado desde que se propuso este concepto, los científicos han demostrado que:

  1. El metabolismo energético anaeróbico (fermentación) no es la causa del cáncer.
  2. El glioxiluro de Koch no existe.
  3. La ingestión, infusión o inyección de peróxido de hidrógeno no puede re-oxigenar los tejidos del cuerpo.
  4. La sangre tratada con ozono infundida durante la autohemoterapia no mata el virus del VIH in vivo.

Referencias

References

  1. Koch, W.F. The Survival Factor in Neoplastic and Viral Diseases. The Inter. Oxid. Instit., Priest River, Idaho, 83856. 1921.
  2. Warburg, Otto. Cell Physiologist, Biochemist and Eccentric-A Biography by Hans Krebs. Clarendon Press, Oxford. 1981.
  3. Jenssen, W.F. Analysis of Koch Medicines. Anal. Chemist. 50:197A:1978.
  4. Standinger H, Anthes E. Hypothetical molecule, ethendione. Ber Deutch Chem Ges 46:1426, 1913.
  5. Birney DM, Berson JA. Theoretical calculations on glyoxylide. Tetrahedron 42:1561, 1986.
  6. Sulzle D, Weiske T, Schwarz H. Experiments aimed at generating he long sought after glyoxilide by neutralization-reionization mass spectromtry. Int J. Mass Specctroscopy and Ion Processes 125:75, 1993.
  7. Warburg, Otto. Ueber den Stoffwechsel der Tumoren. Springer, Berlin Translated by F. Dickens. Constable, London. 1936.
  8. Warburg, Otto. The Catalytic Activity of Living Tissues. Springer, Berlin 1938.
  9. Warburg, Otto. A Review. Science; l23:309-315:1956.
  10. Aisenberg, A. The glycolysis and respiration of tumors. A Review. Academic Press , NY and London. 1961.
  11. Borell G. The Peroxide Story-2nd Printing. ECHO. 1986.
  12. Le Beau, C. Hydrogen Peroxide Therapy- New Hope for Incurable Disease. 3rd. Edition, revised.
  13. Farr, C.H. Physiological and Biochemical Responses to Intravenous Hydrogen Peroxide in Man. J. Adv. Med. l:ll3-l29:1988.
  14. Merck Index. llth Edition: p. 4725.
  15. Personal Communication from Fr. Richard Willhelm. Enlightened Catholic Health Organization (ECHO). Naples, Florida. 1989.
  16. Newsletter, The Oasis Purewater Company, San Diego, CA. 1988
  17. Peroxide for Improved Health by T. Valentine, an interview with Fr. Richard Willhelm, SPOTLIGHT, August, 1986.
  18. Donsbach, K. Nutrition in Action- A Newsletter. 2:1986. Distributed by Remco of Arizona Inc. Tucson.
  19. Farr, C.H. A protocol and guidelines for safe IV administration of hydrogen peroxide. International Bioxidative Medicine Foundation, Dallas, Texas, 1987
  20. Shah, J. Pedemonte, M.S. and Wilcock, M.M., Hydrogen peroxide may cause venous oxygen embolism. Anesthesiolgy. 6l:631-2:1984.
  21. Ozone and Other Photochemical Oxidants: A Medical and Biologic Review of Environmental Pollutants. Committee of the N.R.C and the N.A.S. 1977.
  22. Bocci, V. Ozonization of Blood for the Therapy of Viral Diseases and Immunodeficiencies. A Hypothesis. Medical Hypotheses. 39:30-34:1992.
  23. Majchrowicz, M,A. Ozone/Oxygen- Treatment Education Program-AIDS Project. Los Angeles, CA 1994.
  24. Carpendale, M.T.F., and Griffis, J. In: Ozone in Medicine. Proc. llth Ozone World Congress. 1993.
  25. Wells, K.H., Latino, J. Gavalchin, J, and Poiesz, B.J. Inactivation of human immunodeficiency virus type I by ozone in vitro. Blood. 78:l882+l890:1991.
  26. McCabe, E., Ozone Therapy for AIDS. AIDS Patient Care. p.254-255, Dec. 1992.
  27. Internat. Ozone Assn. Pan American Committee, Stanford, CT.1993.
  28. Carpendale, M.T.F. and Freeberg, J.K. Ozone inactivates HIV noncytoxic concentrations. Antiviral Res. l6:(199) 281-292:1991.
  29. Carpendale, M.T.F. Does ozone alleviate AIDS diarrhea. J. Clin. Gastro. l7: 2: l42-l45: 1993.
  30. Kief, H., Treatment of Viral Disease with Ozone. Erfahrungsheilkunde, 37:3:1988.
  31. Alternative Medicine: A Hearing Before the Subcommittee of the Committee on Appropriations. US Senate, l03rd Congress, First Session, 1993. Senator Tom Harkin, Chairman.
  32. Comroe, J.H. Jr., Drips R.D. A Monograph: The Physiological Basis for Oxygen Therapy. Charles C Thomas, Springfield Ill. 1950.
  33. Moran, R.F. Oxygen saturation, content and the dyshemoglobins. Pt I. Ciba-Corning News, p.ll, January 1990.
  34. Zinsser Microbiology, 18th Edition. Joklik, Willet, Amos. eds. Appleton, Century-Croft, Norwalk, Ct. 1984.
  35. Shenep, J.L. Stokes, D.C, Hughs W.T. Lack of antibacterial activity after i.v. hydrogen peroxide infusion in experimental E. coli sepsis. Infect. and Immunity. 48:#3:607:1985.
  36. Clifford, D., and Repine, J.E., Hydrogen peroxide mediated killing of bacteria. Mol. and Cellular Biochem. 49:l43-l49:;982
  37. Johnson, R.J.R., Froese, G., Khodadad, M. and Gibson, D. Hydrogen peroxide and radiotherapy. Bubble formation in the blood. Brit. J. Radiol. 41:749: 1968.
  38. Ludington, L.G., Hartman S.W., Keplinger, J.E. and Williams, F.S. Incomplete rupture of the colon following a hydrogen peroxide enema. Arch. Surg. 76:658-66l:1958.
  39. Sellers, R.D., Reventos, J., Lillehei, R.C. and Lillehei, C.W. Cardiac arrest due to use of hydrogen peroxide with experimental study of effects of topical antibacterial agents upon the heart. Jour. Thoracic Cardiovasc. Surg. 44:l4-20:1962.
  40. Shaw, A. Cooperman, A. and Fusco, J. Gas embolism produced by hydrogen peroxide. N.E.J.M. 277:238:1967.
  41. Brodeur, A.E. Peroxide Lavage of Colon in Children Held Risky. Med. Tribune 7:1: Oct.1966.
  42. Walker, J.E.G. Emphysema of soft tissues complicating endodontic treatment using hydrogen peroxide. Brit. Journ of Oral Surg l3:98-99: 1975.
  43. Meyer C.T., Brand, M. Deluca, V.A. and Spiro, H., Hydrogen peroxide colitis: A report of three patients. J. Clin Gastro.3:31-35:1981.
  44. Bassan, M. M. and Dudai, M. Shalev, O. Near fatal systemic oxygen embolism due to wound irrigation with hydrogen peroxide. Post Grad. Med. Journ 58:448-45l:1982.
  45. Sleigh, J.W., Linter, S.P.K., Hazaards of hydrogen peroxide. Br. Med. Journ. 291:l706:1985.
  46. Giberson, T.P., Kern, J.D., Pettigrew, D.W. Eaves, C.C. Haynes J.F. Near fatal hydrogen peroxide ingestion. Ann. Emergency Med.l8:778:1989.
  47. Rackoff, W.R. and Merton, D.F. Gas embolism after ingestion of hydrogen peroxide. Pediatrics. 85:593-594:1990.
  48. Jordan, K.S., Mackey, D. and Garvey E. A case review; acute hemolytic crisis secondary to i.v. injections of hydrogen peroxide. J. of Emerg. Nursing l7:8-10:1991.
  49. Sherman, S.J. Boyer, L.V., Sibley, W.A. Cerebral infarction immediately after ingestion of hydrogen peroxide solution. Stroke.25:l065-l067:1994.
  50. Poiesz, B. Personal communication to S. Green, 8/ 24/1995.
  51. Rietjens, I.M.C.M., Lemmink, H.H., Alink, G.M., Van Bladeren, P.J. The role of glutathione-S-transferases in fatty acid ozonide detoxification. Chem. Biol. Interactions. 62: 3-14: 1987.
  52. Cortesi, R. and Privett, O.S. Toxicity of fatty ozonides and peroxides. Lipids. 7:715:1972.
  53. Garber G.E. Cameron D.W., Hawley-Foss, N. Greenway, D. and Shannon, M.E. The use of ozone treated blood in the therapy of HIV infection and immune disease; a pilot study of safety and efficacy. AIDS. 5:981-984:1991.
  54. Hooker, M.H. and Gazzaard, B.G. Ozone treated blood in the treatment of HIV infection. AIDS. 6:l3l:1991.
  55. Ozone in Medicine: Special Session, Programme—May 1995. 12th World Congress of the Intern. Ozone Assn. Lille, France.
  56. Bocci, V. Personal communication to S. Green 8/30/1995.
  57. Fuessl H.S. Ozone for AIDS. Z. Allg. Med. 67:1334-1336:1991.
  58. Burkhard, B. Personal communication to S. Green, 5/23/1995.
  59. Vedhara, K., Nott K.H. and Richards S.M. Individual reliability of CD-4 cell counts. AIDS. 9:#1:98-99: 1995.

Sobre el Autor

El Dr. Green (1925-2007) fue un bioquímico que realizó investigaciones sobre el cáncer en el Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering durante 23 años. Consultó sobre metodología científica y tuvo especial interés en métodos no probados

Por JSaúl Green, Ph.D. revisado en  1998 , publicado originalmente en Quackwatch;
Oxygenation Therapy: Unproven Treatments for Cancer and AIDS

Con autorización de Quackwatch

Modificado por última vez en Jueves, 19 Septiembre 2019 23:34

Información adicional

  • Traducción: Elliot Payen
  • Edición / Revisión: Juan Manuel Aquino

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • ¿Que la quimioterapia no funciona? No tan rápido…

     Una afirmación favorita de los curanderos del cáncer (de curanderos de todos tipos, en realidad) es que la quimioterapia no funciona. Una variante de esta afirmación es lo que llamo el "gambito del 2%". Básicamente, esta táctica afirma que la quimioterapia sólo es efectiva en un 2%. No es sorprendente que la evidencia que respalda el "gambito del 2%" sea un estudio altamente defectuoso, lo mismo que la evidencia utilizada por los curanderos para argumentar que la quimioterapia no funciona.

  • Líneas eléctricas y cáncer: Nada que temer

    La idea de que las líneas eléctricas pueden causar cáncer surgió en 1979 con un solo estudio epidemiológico defectuoso que generó un gran revuelo. Los estudios epidemiológicos y en animales posteriores no han logrado encontrar un efecto consistente y significativo. No se ha encontrado ningún mecanismo plausible que vincule las líneas eléctricas y el cáncer.

  • No, un estudio de ratas con resultados marginales no prueba que los teléfonos celulares causan cáncer

     No, un estudio de ratas con resultados marginales no prueba que los teléfonos celulares causan cáncer, independientemente de lo que digan Mother Jones y Consumer Reports.

  • Terapias cuestionables para el cáncer

    La Sociedad Americana del Cáncer (ACS por sus siglas en inglés) ha definido métodos cuestionables como prácticas habituales, pruebas clínicas o modalidades terapéuticas que se promueven para uso general para la prevención, diagnóstico o tratamiento del cáncer. Estas  se considera que no tienen evidencia de valor real ,

  • Cáncer de hígado, naturalmente

    No todos los cánceres afectan a todas las poblaciones por igual.  El quinto cáncer más común en todo el mundo es el de hígado, pero la prevalencia varía ampliamente. Sesgada en gran medida hacia las regiones menos desarrolladas del mundo, donde representa el 83% de los casos de cáncer diagnosticados; seis veces más común que en el norte de Europa, por ejemplo. En Asia, las altas tasas se han relacionado con la hepatitis B y C, que es una causa comprobada de cáncer y están muy extendidas en la población .

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba